México y la creación de lo gay: — letraese letra ese

Director fundador | CARLOS PAYAN Director general | CARMEN LIRA SAADE • Director Alejandro Brito Lemus

SALUD SEXUALIDAD SOCIEDAD

ARCHIVO HISTÓRICO

Número

Usted está aquí: Inicio / 2020 / 07 / 01 / México y la creación de lo gay:
× Portada Guardada!

México y la creación de lo gay:

El 19 de junio de 2010, México perdió a su máximo referente cultural. Hace diez años, el cuerpo de Carlos Monsiváis recibía los últimos honores cubierto por la bandera arcoíris, símbolo de la diversidad sexual. Con ello se cerró una vida de gran lucidez y de riqueza para la cultura popular.

Sin embargo, Monsi no se fue; se quedó para siempre en sus textos. Se ausentó sólo unos meses luego de su partida, pues a finales de ese mismo año vio la luz el que sería su primer libro póstumo, ¡Que se abra esa puerta! Crónicas y ensayos sobre la diversidad sexual, una compilación de ensayos a cargo de Marta Lamas, su gran amiga y compañera de luchas, fundadora y editora de la revista Debate Feminista, publicación con la que, a decir de la propia Lamas, el escritor fue siempre generoso.

Con motivo del décimo aniversario luctuoso de Monsiváis, el Fondo de Cultura Económica lanzó una nueva edición, esta vez en formato de libro electrónico, de ¡Que se abra esa puerta!..., revitalizando así el pensamiento del autor sobre uno de los temas que más le apasionó estudiar: la historia de la homosexualidad en la sociedad mexicana. Como bien aclara Marta Lamas en la presentación del libro, Monsiváis no ocultaba su homosexualidad. El no haberla “declarado” era, de hecho, una postura política, pues consideraba discriminatorio que los heterosexuales no tuvieran que hacer una “declaración” y los homosexuales sí. Y partiendo de esa premisa, prescindió de afirmaciones al respecto, pero dejó claro testimonio de su interés por el tema y de su solidaridad con la causa del respeto a los derechos de la diversidad sexual, término que en la época en la que Monsi comenzó a hablar del tema no admitía sino apelativos denigrantes y uno que otro término científico.

Los ensayos recogidos en el libro dan cuenta de una historia que comienza oficialmente con la llamada Redada de los 41, aquel incidente en el que, en 1901, la policía de la Ciudad de México irrumpe en una fiesta donde un grupo de hombres, muchos de ellos vestidos de mujer, llevan a cabo una “fiesta clandestina”. Al saltar esta noticia a los periódicos de la época, queda “inventada” la homosexualidad ante el imaginario colectivo mexicano.

Todo lo desafiante y lo negativo que podía parecer esta orientación sexual quedaba consignado en las páginas de periódicos, revistas y libros, y Monsiváis hace de estos documentos fuente de un análisis sarcástico y brillante, donde da cuenta de cómo los homosexuales se fueron haciendo espacio en la sociedad, asi fuera para recibir escarnio o para servir como punto de comparación para el macho mexicano bien avenido.

Pero el autor no habló solo de los dandis o los “maricones de bar”, también lo hizo sobre los grandes artistas que, muy temprano en el siglo XX, reconocieron su amor por otros hombres y lo consagraron en una poesía intensa como la de Carlos Pellicer o Xavier Villaurrutia, o en la ironía inagotable de Salvador Novo. Repasa también la producción de grandes artistas de otros países latinoamericanos, desde el cubano Reinaldo Arenas hasta el chileno Pedro Lemebel, icónicos cada uno en su tarea de cronicar la vida homosexual de sus países, sometidos a férreas dictaduras.

La segunda parte del libro reúne ensayos de Monsiváis sobre la sexualidad mexicana. Su firme crítica contra el machismo se abre ahora para defender también a las mujeres, objetos de la violencia y la opresión que le macho ejercía contra ellas, igual que contra todo lo que se les pareciera (los “afeminados”).

Comments
comentarios de blog provistos por Disqus