Director fundador | CARLOS PAYAN Director general | CARMEN LIRA SAADE • Director Alejandro Brito Lemus

SALUD SEXUALIDAD SOCIEDAD

ARCHIVO HISTÓRICO

Número

Usted está aquí: Inicio / 2018 / 07 / 04 / La transexualidad no es enfermedad, sostiene la OMS
× Portada Guardada!

La transexualidad no es enfermedad, sostiene la OMS


Notiese. Tras varios años de discusión, la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró a la transexualidad de su lista de trastornos mentales como parte de la nueva actualización de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) publicada el pasado 18 de junio. La transexualidad pasó a formar parte de un nuevo apartado denominado “Condiciones relativas a la salud sexual” y la denominación de la misma fue cambiada por “incongruencia de género”.

Antes de esta modificación, la transexualidad formaba parte del capítulo dedicado a “Trastornos de la personalidad y el comportamiento” –en el subcapítulo “Trastornos de la identidad de género”–, clasificación que entró en vigor en mayo de 1990, cuando se llevó a cabo la última actualización de la CIE. Fue el mismo momento en que se retiró a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, al considerarse que era una variación natural de la sexualidad humana y, por tanto, no podía ser tomada como una enfermedad.

Los cambios se presentarán en la Asamblea Mundial de la Salud, a celebrarse en mayo de 2019, para su adopción por los Estados miembros de la OMS, y entrarán en vigor el 1 de enero de 2022. Esta presentación permitirá a los países planificar cómo usar la nueva versión, preparar las traducciones y capacitar a los profesionales de la salud de cada país durante tres años.

Al conocerse el cambio, diferentes organizaciones y colectivos a favor del reconocimiento de los derechos de las personas trans externaron su rechazo por considerar que continúa estigmatizándose a las comunidades trans, sobre todo por la introducción del término “incongruencia de género”, tanto en adolescentes y adultos como en menores de edad, así como “no especificado”, los cuales son considerados como normativos y no ofrecen una solución a las problemáticas que enfrentan en el día a día.

Algunos de los pendientes señalados por el movimiento Stop Trans Pathologization, que desde 2012 ha pugnado por la eliminación de la transexualidad de las listas de enfermedades, son asegurar que el retiro de la transexualidad de la lista de enfermedades mentales se traduzca en el acceso pleno al reconocimiento de la identidad legal de las personas trans en cualquier país y a servicios de salud de primer nivel. A eso se debe sumar, sostiene el colectivo, una reparación del daño para quienes han sido víctimas de procesos de “tratamiento”, considerando que sus derechos humanos fueron violentados, entre ellos, el del libre desarrollo de la personalidad.

Se resalta la urgencia de lograr una despatologización completa de la transexualidad con una perspectiva de derechos humanos, y el acceso universal a servicios de salud sin que haya necesidad de considerar que la persona padece algún trastorno para lograrlo.

La respuesta de la OMS fue que la evidencia disponible en la actualidad ya permite asegurar que no se trata de un trastorno mental, por lo que mantener la condición trans dentro de ese apartado solo serviría para causar un “enorme estigma” a las personas transgénero. Sin embargo, consideró necesario seguir manteniendo como posible la codificación de la transexualidad dadas las significativas necesidades sanitarias de las personas integrantes de este colectivo, las cuales, seguramente, no podrían cubrir un servicio de salud privado. Por esa razón, a la transexualidad se le incluyó como disfunción sexual, con el argumento de que “hay una falta de adecuación del cuerpo al género que siente la persona”.

Normativa global
La CIE es un instrumento fundamental para identificar tendencias y estadísticas de salud en todo el mundo. Contiene alrededor de 55 mil códigos únicos para traumatismos, enfermedades y causas de muerte, y proporciona un lenguaje común que permite a los profesionales de la salud compartir información sanitaria a lo largo del planeta.

Por primera vez es completamente electrónica y tiene un formato mucho más fácil de usar. Asimismo, ha habido una participación sin precedentes de los trabajadores sanitarios, que han asistido a reuniones de colaboración y han presentado propuestas. El equipo de la CIE en la sede de la OMS ha recibido más de 10 mil propuestas de revisión.

Además, la nueva versión de la CIE contiene nuevos capítulos: uno sobre medicina tradicional y otro sobre salud sexual, además de añadir al trastorno por abuso de videojuegos a la sección relativa a trastornos de adicción.

 

México, pionero en el tema
En agosto de 2016, el Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz”, en conjunto con la Clínica Especializada Condesa, publicó en la revista The Lancet Psychiatry el primer estudio de campo que revela a la identidad transgénero como una condición de vida de las personas y no como una enfermedad mental que deba curarse, sugiriendo que dicha condición sea eliminada de los manuales de diagnóstico de trastornos mentales en todo el mundo, ya que estar dentro de esa clasificación propicia estigma hacia la población trans.

El estudio mostró que la afectación psicológica de estas personas radica en la violencia y discriminación que sufren por prejuicios y desconocimiento de las instituciones sociales. Además, la edad promedio en la que las personas comienzan a mostrar inconformidad con su género es entre los cinco y seis años, y 46 por ciento de quienes se sometieron a un tratamiento hormonal lo hicieron sin supervisión médica, lo que genera un gran riesgo en la salud de estas personas.

Comments
comentarios de blog provistos por Disqus