Director fundador | CARLOS PAYAN Director general | CARMEN LIRA SAADE • Director Alejandro Brito Lemus

SALUD SEXUALIDAD SOCIEDAD

ARCHIVO HISTÓRICO

Número

Usted está aquí: Inicio / 2018 / 02 / 28 / Riñones fuera de ritmo
× Portada Guardada!

Riñones fuera de ritmo


Las ganas de orinar que se presentan varias veces por la noche, fatiga y debilidad general, e incluso disminución en la agilidad mental, sumado a náuseas, vómito, mal sabor de boca, elevación de la presión arterial sin alguna causa aparente e hinchazón de piernas y cara, podrían ser síntomas de que los riñones dejaron de funcionar correctamente.

A esta situación se le denomina enfermedad renal crónica (ERC), explicó a Letra S Alfonso Ramos, especialista en nefrología. Esta afección se caracteriza por la disminución lenta y progresiva de la capacidad de los riñones para filtrar desechos metabólicos de la sangre, de modo que ésta se hace más ácida y provoca un daño en los nervios, deterioro en el tejido óseo e incremento de riesgo para desarrollar arterioesclerosis y posible anemia.

No sólo en México, sino a nivel mundial, la ERC está considerada como un problema de salud que puede incapacitar a quienes la padecen, además de implicar un costo elevado en el tratamiento.

De acuerdo con el médico, las personas con diabetes o hipertensión son las que tienen mayores probabilidades de desarrollar ERC ya que estos trastornos dañan directamente los pequeños vasos sanguíneos de los riñones.

La ERC tiene cinco estadios que deben ser analizados a partir del diagnóstico a fin de evaluar cuál será el mejor tratamiento para evitar que el paciente llegue al estadio cinco, el más avanzado, donde la funcionalidad del riñón es menor a 15 por ciento. En este punto, el paciente requiere de una terapia de remplazo como la diálisis peritoneal o la hemodiálisis, que ayudan a remplazar parte de las funciones de los riñones, así como un trasplante, señaló el nefrólogo.

Ramos explicó que la diálisis peritoneal es el método más utilizado, y se puede realizar en casa. Tanto pacientes como familiares pueden hacer el procedimiento diariamente. El tratamiento consiste en la colocación de un líquido dentro del peritoneo, la “bolsa” en la que están contenidos los intestinos, de modo que sirve como una membrana para limpiar la sangre. Esto se realiza con una máquina especializada que se instala en cualquier lugar para que sean los propios pacientes quienes se realicen el procedimiento.

Tecnología aplicada
La salud de los pacientes puede vulnerarse por una falta de apego al procedimiento adecuado porque a pesar de las indicaciones que las o los especialistas proporcionan a pacientes, los profesionales de la salud no tienen un control de la realización del procedimiento.

Para lograr esto se ha desarrollado la plataforma Sharesource que permite un monitoreo de pacientes por medio de equipos especializados conectados a una nube, la cual vincula a los pacientes con los médicos, ya que el equipo registra toda la información del procedimiento de modo que detecta posibles fallos en la conexión de la máquina, así como la administración completa del tratamiento o si se desconecta antes de tiempo, situación que anteriormente propiciaba un mal manejo de la enfermedad que se observaba hasta la consulta con el paciente.

Esta tecnología, disponible para derechohabientes del Sector Salud en México, permite  al personal médico visualizar lo que pasa con el paciente en cualquier lugar que se encuentre, ya que desde un teléfono inteligente, tableta electrónica o computadora se puede revisar el tratamiento.

El sistema cuenta con alarmas que avisan al médico que algo no funciona de modo adecuado, de forma que éste puede revisar con detenimiento desde la hora de conexión hasta la forma de administración. Es así como las personas con este tratamiento pueden irse a casa con la seguridad de tener contacto directo con su médico en caso de que la plataforma registre algún fallo.
Si bien en México no se tiene un registro exacto del número de pacientes que reciben terapia de remplazo, existen aproximaciones de 600 pacientes tratados por cada millón de habitantes; sin embargo, de acuerdo con las proyecciones de quienes investigan el tratamiento en este rubro, en el país deberían recibir estas terapias 1,200 pacientes por cada millón de habitantes; esto quiere decir que sólo  reciben tratamiento para ERC el 50 por ciento de quienes lo necesitan.

Con el fin de dar solución a la situación, la Universidad Autónoma Metropolitana y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) inauguraron la Clínica de Investigación en Hemodiálisis, que aplicará técnicas nuevas y tecnología para el tratamiento de la ERC. Parte de esta nueva tecnología consiste en el uso de la hemodiálisis de alto flujo o la hemodiafiltración, que aumentan la circulación y, en el segundo caso, se inyecta el líquido dializante con agua ultrapurificada al torrente sanguíneo para incrementar la depuración de las sustancias.

A esto se sumará la medición de la variabilidad de la frecuencia cardiaca, el cálculo de líquido extraído y el comportamiento del metabolismo, lo cual ayudará a descartar el consumo de fármacos y las visitas a urgencias.

Comments
comentarios de blog provistos por Disqus