Director fundador | CARLOS PAYAN Director general | CARMEN LIRA SAADE • Director Alejandro Brito Lemus

SALUD SEXUALIDAD SOCIEDAD

ARCHIVO HISTÓRICO

Número

Usted está aquí: Inicio / 2018 / 01 / 31 / Un frente común contra el cáncer
× Portada Guardada!

Un frente común contra el cáncer


Don Julián nació en las primeras décadas del siglo XX y es, como se dice, chapado a la antigua. En su pensamiento no cabía la idea de permitir que un médico examinara su próstata, por lo que nunca acudió a hacerse esta revisión. Su esposa y sus hijos nunca supieron si tenía molestias, pues ese era un tema privado. Hasta que un día, lo privado se volvió público: la familia tuvo que llamar una ambulancia, pues una mañana don Julián no pudo caminar. Luego de llevarlo al hospital, los exámenes revelaron que padecía cáncer de próstata en una etapa tan avanzada que la enfermedad se había dispersado no sólo en ese órgano, sino también en su vejiga y en los huesos.

La esposa de don Julián quiso hacerse cargo de él, pero las dolencias de su edad la limitaban. Fue entonces que Areli, una de las hijas de la pareja y quien vivía en la misma casa, tuvo que entrar a hacer labores de cuidado, faltando constantemente a su trabajo y buscando el apoyo de sus hermanos cada que había un gasto fuerte que hacer en la casa.

Y es que esta enfermedad afecta a las familias enteras, por tanto, merma la economía nacional, explica Leticia Aguiar Green, coordinadora del Movimiento Latinoamericano contra el Cáncer de Próstata (Molacap). De acuerdo con los datos de la organización, se diagnostican alrededor de 16 mil casos anuales, la mayoría de los cuales se detecta en etapas avanzadas. Esto da como resultado que mueran muchos más hombres por cáncer de próstata que mujeres por cáncer de mama.

Para Aguiar, entre los principales obstáculos para detectar este tipo de cáncer está el tabú que implica el tacto rectal, una prueba física necesaria para diagnosticar las afecciones de la próstata y de la que muchos hombres huyen. Sin embargo, ese tabú también está presente en los médicos de primer contacto, que ni son capacitados en las escuelas ni están interesados en capacitarse para hacer este tipo de prueba en su consulta regular.

Sin embargo, esta falta de capacitación no es privativa del cáncer de próstata. En las escuelas de medicina, comentó la activista, “sólo se enseña un semestre de oncología”, por lo que muchos de los médicos generales no son aptos para detectar problemas que tengan que ver con neoplasias.

Sumando esfuerzos
Por esta y por otras razones de diversas índoles, el Molacap se integró al movimiento Juntos contra el Cáncer, una red que agrupa a más de 56 organizaciones civiles, médicas y gubernamentales que trabajan con diferentes tipos de esta enfermedad. El objetivo de sumar estos esfuerzos es trazar estrategias para enfrentar de manera más eficiente el problema del cáncer.

El panorama se pinta complicado: cada año se estiman 148 mil nuevos casos de cáncer en México, de los cuales 65 mil son en hombres y 85 mil en mujeres, informa el movimiento. Además, algunas proyecciones indican que para el año 2025 aumentarán en 50 por ciento los casos de cáncer en el país, es decir, más de 220 mil nuevos casos.



El gobierno mexicano anunció que se está preparando el Programa Integral de Prevención y Control del Cáncer, el cual incluirá un Registro que permitirá, por primera vez,
conocer a detalle el panorama de la enfermedad en el país.

 

Para dar una respuesta más efectiva al problema, Juntos contra el Cáncer ha resumido sus objetivos en un manifiesto. Su postulado principal es que el cáncer debe ser considerado como una prioridad en la agenda pública. Además, demandan que “la voz del paciente debe estar presente en la política nacional de prevención y control de la enfermedad”. Asimismo, afirman que debe garantizarse el acceso universal a la información, prevención, detección, tratamiento, cuidados paliativos y rehabilitación relacionada con el cáncer, sin que se interponga en ello ningún tipo de discriminación. También se propone que los servicios de salud actúen de manera homologada e integral. De igual forma, se reconoce que es necesario reforzar la formación y educación continua de los profesionales de la salud para que tengan las herramientas para atender las necesidades de las personas con cáncer. Por último, exigen que el desarrollo y la innovación científicos estén disponibles para las personas afectadas por la enfermedad.

Por primera vez se da un esfuerzo de este tipo a nivel nacional, un esfuerzo que articula a las organizaciones que brindan apoyo a pacientes, a los propios pacientes, a instituciones y personal de salud, así como a autoridades y hasta a algunos representantes de la industria farmacéutica.

Acompañamiento en todas las etapas
Una de las organizaciones fundadoras de Juntos contra el Cáncer es la Fundación Fomento de Desarrollo Teresa de Jesús, I. A. P. (Futeje). Su nombre surge con la iniciativa de su creador, Óscar Zepeda Cossío, quien en 1991 decidió apoyar proyectos productivos para gente de escasos recursos. Sin embargo, el objetivo de la institución dio un giro cuando, en 2001, Teresa, hija del fundador, fue diagnosticada con cáncer de estómago. Por fortuna, el diagnóstico fue oportuno y al día de hoy, la mujer lleva casi 17 años como sobreviviente.

“Ese instante fue el que le hizo a nuestro fundador cuestionarse qué había con el cáncer”, explica en entrevista Francisco Freyrias, director general de Futeje. “Comenzó a ver qué necesidades había y se dio cuenta de que era un barril sin fondo y que había que hacer algo”.

Al principio, la organización se especializó en cáncer colorrectal. Actualmente, su trabajo se ha ampliado y se ocupa de neoplasias en todo el tubo digestivo: esófago, estómago, colon y recto, y están empezando a trabajar con el cáncer anal. Para dar una mejor atención, han creado programas de apoyo integral, entre ellos tienen un banco de medicamentos, proporcionan equipos de ostomía (aquellos que suplen la función de una parte del intestino y se llevan por fuera del cuerpo) y catéteres centrales de acceso venoso (que sirven para suministrar medicamentos como la quimioterapia y pueden permanecer colocados durante varios meses). Además, brindan apoyo psicológico y emocional “que es importantísimo para poder llevar todo el tratamiento”, comenta Freyrias, y dan asesoría nutricional.

Todos estos servicios se otorgan a personas de escasos recursos que les son referidas desde los hospitales con los que tienen convenio. Entre ellos destacan el Instituto Nacional de Cancerología (InCan), el Instituto Nacional de Nutrición y Ciencias Médicas y el Hospital Juárez, y próximamente firmarán convenio con el Hospital de alta Especialidad de Ixtapaluca, además de que están por renovar su pacto con el Hospital General.

Lo anterior significa que, aunque las personas tengan atención médica especializada en instituciones de salud pública, siempre se requieren insumos o apoyos extras que muchas veces son imposibles de costear para los pacientes y sus familias.

Puesto que el cáncer colorrectal fue integrado hace unos años a la cobertura del Seguro Popular, Futeje ha podido emplear parte de los recursos que le destinaba en promover la prevención y la detección oportuna. Esto tiene sentido puesto que se sabe que gran parte de los tipos de cáncer están relacionados con factores de riesgo como el sedentarismo, la obesidad, el tabaquismo y el alcoholismo.



“Esperamos reunirnos con los candidatos para presentarles lo que estamos haciendo, para que puedan incluirlo en sus propuestas de campaña. Es muy importante que en
las agendas de todos los candidatos aparezca el tema como una prioridad en salud”.

 

Necesario, un plan nacional contra el cáncer
La apuesta del movimiento Juntos contra el Cáncer es clara: participar en la creación del Programa Integral de Prevención y Control del Cáncer. Luego de varios años de trabajo, han conseguido importantes avances en el tema.

En octubre pasado, en el marco de la Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer, que se llevó a cabo en la Ciudad de México, el presidente Enrique Peña Nieto anunció que se está preparando esa estrategia, la cual incluirá un Registro Nacional de Cáncer, que permitirá conocer a detalle el panorama de la enfermedad en México.

En el mismo evento, el director del (InCan), Abelardo Meneses, informó que en 2015 se comenzó a conformar el Registro, un esfuerzo multisectorial que incluyó a varias de las organizaciones civiles que se agrupan en Juntos contra el Cáncer, y que busca hacer un diagnóstico de la situación en el país. La implementación del registro comenzó en Mérida y se espera que los primeros resultados estén disponibles en el primer trimestre de este 2018.

Las siguientes ciudades que se sumarán al registro son Guadalajara, Campeche, La Paz, Tijuana y Hermosillo. De acuerdo con el funcionario, con estas seis ciudades será suficiente para obtener una muestra representativa de la situación nacional.

Alejandro Mohar es el coordinador del Programa Integral de Prevención y Control del Cáncer en México, de la Secretaría de Salud. En esa misma oportunidad, informó que se está trabajando en el documento final del programa para después someterlo a consenso y finalmente presentarlo de manera oficial para que pueda recibir un presupuesto específico para el ejercicio fiscal de 2019. Estos últimos puntos coinciden plenamente con los objetivos que se ha planteado el movimiento Juntos contra el Cáncer y culminarán una parte del trabajo que ha realizado hasta ahora.

“Lo que nosotros estamos esperando es que nuestras propuestas se puedan llevar a cabo porque ahora sí se están sumando todos los sectores. Estamos tratando de buscar los diferentes músculos en todas las áreas, incluida la industria farmacéutica, para que realmente podamos lograr contrarrestar o por lo menos detener que el cáncer siga avanzando como lo está haciendo, que cobre tantas vidas cada año”, afirma Francisco Freyrias.

En cuanto a la coyuntura política de este 2018 en el país, las y los activistas de la alianza se muestran optimistas, pues lo ven como una oportunidad. “Esperamos poder reunirnos con los candidatos para presentarles lo que estamos haciendo ya, para que puedan incluirlo en sus propuestas de campaña para que esto continúe. Es muy importante que en las agendas de todos los candidatos aparezca el tema del cáncer como tema prioritario de salud”.

Los objetivos frente a este reto mayúsculo están trazados. Lo que falta es continuar con este esfuerzo articulado en pro del derecho a la salud de una población que históricamente caminaba dispersa, pero que parece haber descubierto la fuerza de la unión.

Comments
comentarios de blog provistos por Disqus