Director fundador | CARLOS PAYAN Director general | CARMEN LIRA SAADE • Director Alejandro Brito Lemus

SALUD SEXUALIDAD SOCIEDAD

ARCHIVO HISTÓRICO

Número

Usted está aquí: Inicio / 2018 / 01 / 31 / Quemaduras: mitos y realidades
× Portada Guardada!

Quemaduras: mitos y realidades


Cuando se habla de quemaduras, se hace referencia a las lesiones producidas a las diferentes capas de la piel por el contacto con calor, electricidad, radiación o sustancias químicas. Las quemaduras se clasifican por grados: El primer grado daña la capa exterior de la piel (epidermis) causando dolor, enrojecimiento e hinchazón; las quemaduras de segundo grado afectan la capa externa y media (epidermis y dermis), cuyo daño causa la aparición de ampollas, y el tercer grado de quemadura es la destrucción profunda de los tejidos (epidermis, dermis e hipodermis).

Existen diversos mitos para tratar las quemaduras, sobre todo las de primer y segundo grado. Algunos consideran que se deben reventar las ampollas para una mayor cicatrización mientras que en la realidad al hacerlo incrementan las probabilidades de infección. Otro mito considera tener a la mano agua fría y hielo. Aunque es bueno utilizar agua fría o fresca, el hielo no es recomendable, ya que puede causar que los tejidos se congelen y empeorar la lesión. Tampoco se recomienda soplar la quemadura como se cree, puesto que hay riesgo de contaminar la herida.

Otras creencias consideran que untar pasta dental o mantequilla ayuda a aliviar el ardor e hinchazón, pero su uso imposibilita la correcta unión de los tejidos y abre la puerta a agentes bacterianos. Se habla también de la clara de huevo, que si bien puede ser de utilidad gracias a sus contenidos en proteínas y vitaminas para la reparación cutánea, aplicarla batida sobre una quemadura dificulta su adecuada cicatrización, según la evidencia médica.

El mejor cuidado para tratar quemaduras debe ser por una persona experta. No obstante, para aquellas que son superficiales los primeros auxilios pueden ayudar. En ocasiones es necesaria la hospitalización para un mejor cuidado, en especial cuando las quemaduras impiden que una persona pueda hacer actividades cotidianas como caminar o comer.

Comments
comentarios de blog provistos por Disqus