Director fundador | CARLOS PAYAN Director general | CARMEN LIRA SAADE • Director Alejandro Brito Lemus

SALUD SEXUALIDAD SOCIEDAD

ARCHIVO HISTÓRICO

Número

Usted está aquí: Inicio / 2017 / 05 / 03 / Comer hasta no poder más
× Portada Guardada!

Comer hasta no poder más


El Trastorno por Atracón (TA) se presenta cuando una persona ingiere una cantidad de alimentos superior a lo que dos o más personas, con las mismas características sociodemográficas, puedan comer. La ingesta se da en menos de dos horas e incluso puede ser en minutos, es decir, hay una total pérdida de control al comer, explicó Alejandro Caballero Robles, psiquiatra por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Robles aseguró que el desarrollo de este trastorno implica alteraciones neurobioquímicas a nivel cerebral, así como detonantes del medio como pueden ser problemas en el entorno (familia, situación laboral o problemas escolares).

El especialista en trastornos de la conducta alimentaria puntualizó que el paciente con TA come sin hambre y lo hace de forma rápida, no puede detenerse y sólo se contiene hasta que se presenta un malestar físico en el área abdominal o hasta que se termina la comida disponible. Incluso existen personas que al no poder dormir, se levantan durante la noche y tienen un atracón.

El acto se lleva a cabo de manera aislada, con vergüenza de que otras personas lo vean. La persona puede sentirse culpable o decepcionada de sí misma al considerar que no puede manejar esta situación, por lo que suele sentir un gran malestar físico y emocional después del atracón.

Este trastorno se presenta en dos mujeres por cada hombre y es más frecuente entre los 20 y los 40 años de edad; sin embargo, se pueden desarrollar tanto en la infancia o adolescencia como en edades posteriores a los 40 años.

De acuerdo con Caballero Robles, los pacientes con este trastorno describen comer bajo estados de ansiedad, tristeza o una mezcla de emociones no favorables. Por otro lado, se puede presentar de manera simultánea con trastornos del tipo ansioso, depresivo o incluso con adicciones.

Diagnóstico y riesgos

Es probable que una persona con problemas para controlar su ingesta alimentaria desarrolle sobrepeso y obesidad, esto propicia enfermedades como hipertensión arterial, alteraciones de lípidos en sangre o diabetes, de tal forma que se incrementa a mediano plazo la posibilidad de presentar un problema cardiaco o alguna enfermedad cerebrovascular.

Quienes padecen trastorno por atracón presentan un deterioro en la autoestima que se expresa en sentimientos de inadecuación social, aislamiento y trastornos de ansiedad. En este sentido, las relaciones interpersonales resultan afectadas por la vulnerabilidad del paciente y su desempeño escolar o laboral se ve disminuido.

Armando Barriguete Meléndez, director de la Clínica de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Ángeles, explicó que el TA es un problema serio, una conducta de riesgo que puede propiciar diferentes patologías.

El también presidente honorario de la Asociación Franco-Mexicana de Psiquiatría dijo que si existe una preocupación constante por subir de peso o se consumen alimentos en exceso, es probable que se desarrolle un trastorno de la alimentación asociado con algo emocional. Por ello, se debe identificar si en los últimos tres meses se han tenido temor por aumentar de peso o se han consumido alimentos de forma excesiva, por lo menos dos veces por semana.

Tratamiento multidisciplinario

Alejandro Caballero aseguró que el TA tiene solución si se encamina a la disminución de riesgos en la salud y no por el hecho de adelgazar por una motivación estética, ya que la pérdida de peso de pacientes con sobrepeso y obesidad tiene que estar dirigido a disminuir problemas de salud, como lo son infartos cerebrovasculares y cardiovasculares.

Se requiere de un tratamiento integral para atender el TA, para ello es necesario un equipo de salud que incluya diversas especialidades, como nutriólogos, endocrinólogos, psicoterapeutas y psiquiatras.

Existen opciones farmacológicas para controlar la ansiedad o la depresión que pueden combinarse con tratamientos psicoterapéuticos con un enfoque personalizado; sin embargo, Caballero explicó que se debe comprender que no hay “medicamentos mágicos” para tratar este padecimiento ya que se requiere de un equipo inter y transdisciplinario para tener éxito.

Los trastornos de la conducta alimentaria son un tema que ha enfrentado complicaciones para ser incluido en la agenda de salud pública. No obstante, de acuerdo con el Consejo Nacional para la Prevención y el Control de Enfermedades Crónicas, se debe incluir en la política pública de salud la atención de dichos trastornos ya que es parte de una estrategia de intervención que busca mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen.

Por su parte, Armando Barriguete puntualizó que desarrollar este trastorno no es una decisión del paciente, por lo que se debe dejar de estigmatizar a quienes lo padecen, pues no es cuestión de falta de voluntad.

Comments
comentarios de blog provistos por Disqus