Director fundador | CARLOS PAYAN Director general | CARMEN LIRA SAADE • Director Alejandro Brito Lemus

SALUD SEXUALIDAD SOCIEDAD

ARCHIVO HISTÓRICO

Número

Usted está aquí: Inicio / 2016 / 11 / 02 / Las hormonas como aliadas
× Portada Guardada!

Las hormonas como aliadas


El sistema endócrino genera hormonas que se encargan de regular diferentes funciones del organismo. En las mujeres, las hormonas sexuales se producen en los ovarios y activan el ciclo menstrual por medio de la producción de óvulos para la reproducción.

Los anticonceptivos hormonales

Miriam Concepción Negrín, miembro de la Sociedad Latinoamericana de Sexualidad, explicó a LetraeSe que el principal eje de los anticonceptivos es un mecanismo anovulatorio. En condiciones normales, el cerebro envía la instrucción al ovario para que éste produzca las hormonas y se generan los ciclo ovulatorios; sin embargo, si el cerebro recibe la información de que la hormona ya se liberó, no estimula al ovario para que produzca la ovulación. A esto se le llama ciclo de retroalimentación negativa y es el principal mecanismo de los anticonceptivos.

La especialista explicó que los fármacos anticonceptivos influyen en el ciclo menstrual por medio de la inserción de una hormona, ya que “engañan” al cerebro; sin embargo, se puede “escapar” la ovulación, por eso, generan también un espesamiento del moco del útero para impedir la penetración de espermatozoides, de tal forma que las probabilidades de embarazo son casi nulas.

El uso de fármacos anticonceptivos puede disminuir la cantidad de sangrado en la menstruación debido a que se evita la estimulación endometrial por el efecto de la hormona. Además, las trompas tienen unos hilios que son como pelitos que ayudan a que el óvulo avance, los cuales dejan de moverse a la velocidad normal, de tal forma que se evita el encuentro entre el espermatozoide y el óvulo.

Cuando se usan estos fármacos, en 100 ciclos menstruales hay 3.7 posibilidades de que se ovule. De éstas, 2.49 pueden ser potencialmente fecundantes y, de ellos, 1.87 de las veces esta posibilidad es bloqueada por el moco cervical, de tal forma que hay menos de 2 concepciones en 8 años de uso de anticonceptivos.

La también integrante de la International Society for Sexual Medicine explicó que el uso de anticonceptivos no tiene efectos a nivel físico que puedan propiciar infertilidad; es decir, cuando las mujeres utilizan por largo tiempo anticonceptivos, esto puede alterar o retrasar su periodo menstrual, pero sin afectación a la fertilidad.

Anticonceptivos y cáncer

La especialista aseguró que el uso de anticonceptivos no se relaciona con el incremento global de casos de cáncer; sin embargo, se tiene que diferenciar cada enfermedad oncológica debido a que las hormonas pueden desencadenar algún tipo de cáncer o crear un efecto protector en otros.

En el caso del cáncer de cérvix, podría aumentar el riesgo de padecerlo después del uso de anticonceptivos por más de cuatro años, pues el efecto hormonal se concentra más en el cuello uterino, esto aunado a la presencia de Virus del Papiloma Humano incrementa el riesgo a diferencia del cáncer de endometrio, en el que el uso de hormonas genera un efecto protector después de más de cuatro años de uso.

Los anticonceptivos progestágenos (no combinados) son los que más protegen de cáncer de endometrio e incluso se utiliza en algunas mujeres con alto riesgo quirúrgico para que el endometrio se proteja. De igual forma, si se utilizan los progestágenos durante cuatro años pueden proteger y evitar el desarrollo de cáncer de ovario.

Terapia hormonal y climaterio

Jesús Armando Montaño, especialista en ginecología y obstetricia, explicó que de cada cinco mujeres que llegan al climaterio, cuatro presentarán síntomas de menopausia como bochornos, sequedad vaginal, dolor de cabeza, sudoración nocturna o problemas para dormir, los cuales pueden ser tratados con terapia hormonal.

La terapia hormonal permite aliviar los síntomas de la menopausia; sin embargo, ésta no es para todas las mujeres, que deben ser evaluadas por sus ginecólogos.

Montaño, quien es miembro de la North American Menopause Society, explicó que el aumento de peso se debe a un desequilibrio entre la ingesta de alimentos y el consumo de energía, pero este cambio no es causado por la terapia hormonal. De hecho, el proceso de envejecimiento provoca una acumulación de tres a cinco kilos por década, y después de la menopausia, las mujeres tienen un incremento de peso aproximado de tres kilos. Esto favorece el desarrollo de problemas como hipertensión, alteraciones en el mecanismo de la coagulación y provoca inflamación de los vasos sanguíneos.

La ausencia hormonal se relaciona con problemas cardiovasculares en mujeres mayores de 50 años. En este sentido, la terapia hormonal brinda efectos benéficos ya que favorece la vasodilatación, hay menor respuesta inflamatoria en los vasos sanguíneos y se reduce el progreso de la arterioesclerosis. En cambio, si una mujer de 60 años comienza a tomar hormonas, el efecto puede ser negativo. Por ello, la terapia hormonal se recomienda en edad más avanzada, ni que se suministre de por vida, aseguró el especialista.

Comments
comentarios de blog provistos por Disqus