Director fundador | CARLOS PAYAN Director general | CARMEN LIRA SAADE • Director Alejandro Brito Lemus

SALUD SEXUALIDAD SOCIEDAD

ARCHIVO HISTÓRICO

Número

Usted está aquí: Inicio / 2016 / 06 / 01 / ¡Arre morritas, ya llegó su coach!
× Portada Guardada!

¡Arre morritas, ya llegó su coach!

Ella es la nueva presidenta ejecutiva del Instituto Estatal de las Mujeres de Nuevo León. En la foto de El Norte aparece una joven esforzadamente guapa, con saco blazer azul cobalto, sortija espléndida en el dedo anular izquierdo, sonrisa que transmite templanza con toque de dulzura y cuantiosa felicidad.

Yamilett hace su entrada triunfal en Broncolandia gracias a concienzudos análisis del chamán mayor Jaime Rodríguez Calderón, versado experto en management político. Nadie mejor que él para detectar ventanas de oportunidad en el mercado electoral que el pueblo consumidor reclama. No fue el feminismo ni el activismo con enfoque de género lo que dio a Yamilett un puesto tan codiciado por otras damas con mejores cartas. Dice la nominada: “Tenemos un proyecto de mujer como un ser integral, donde a mí me va a permitir desarrollar mis habilidades de coaching”.

Yamilett refuerza su impronta con lógica aspiracional, un marco conceptual que tantas satisfacciones le ha obsequiado en su meteórica trayectoria como “coach ejecutiva” en la Iniciativa Privada.

—¡Santos coaching, Batman! ¿Eso que suena tan feo, qué significa?

—Eufemismo de un juego incompasivo del capitalismo salvaje, Robin.

La Orduña misma nos lo explica desde sus apuntes, saca el acordeón, se coachea ella solita: “Yo… generé proyectos a favor de las mujeres para la toma de decisiones, para que la mujer sea empoderada de un nivel a otro en lo organizacional, en donde ellas pasaban de gerentes a directoras”. Joder. De lo que uno se pierde por no confiar en las leyes humanistas del libre mercado.

Yamilett redirecciona el esfuerzo oficial de no discriminación con un chasquido voluntarioso. Las mujeres ya no son vistas como sujetos de derechos políticos ni son parte de un ser históricamente discriminado por su género, tampoco ciudadanas que requieren de la confección de políticas especiales para ponerse en el mismo nivel de los privilegiados varones en el ámbito público. Ahora son nomás un triste “proyecto” que, si bien se comporta, puede alcanzar las glorias del organigrama corporativo.

Mujeres ultrajadas, chicas violadas, no sean holgazanas y estudien los recetarios de la autosuperación en diez pasos. El coaching es un método que consiste en acompañar, instruir, amaestrar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de alcanzar metas. Atención al aplicar estas estrategias, nunca hacerlo desde el español, ese vulgar y desplumado idioma. No hay garantía de éxito si uno se atreve a usar palabras como adiestrar, conducir, enderezar. Usar la lengua de Cervantes es propio de perdedores(as).

¿Qué nos puede aportar esta metodología para contener la ola de feroces crímenes contra las mujeres o para erradicar el acoso pérfido que a diario padecen? Desde la gestión del Instituto Estatal de las Mujeres, dirigido por la triunfadora Yamilett Orduña, esta es una pregunta ociosa, superflua, amañada, very loser.

Desde la óptica del coaching integral, con cerrar los ojos y concentrarse en un objetivo gerencial, el resultado será siempre favorable para una chica injuriada. Las víctimas de la barbarie machista dejarán de aparecer desolladas en los basurales de Monterrey gracias al poder del coach, el guía, el gurú, el bronco independiente que revienta su cuaco a lo largo y ancho de la patria para aleccionarnos en el finísimo arte de ganar-ganar. O dicho de otro modo: en plan de voy derecho y no me quito. Adórenlo, morritas.

Comments
comentarios de blog provistos por Disqus