Director fundador | CARLOS PAYAN Director general | CARMEN LIRA SAADE • Director Alejandro Brito Lemus

SALUD SEXUALIDAD SOCIEDAD

ARCHIVO HISTÓRICO

Número

Usted está aquí: Inicio / 2016 / 05 / 04 / Homobodas
× Portada Guardada!

Homobodas

Monterrey, jueves 7 de abril. En torno a animada mesa transcurre el ágape temático: “Las Homobodas, por qué no”. Testas imperiales disertan ante la desnutrida asistencia con suficiencia científica. En el aire flotan los aromas de un banquete diseñado por el mejor cocinero del reino. Rutila un lema en la puerta del Salón de Plenos:

“La exclusión os hará libres”.

Los letrados lucen exultantes. Un poco a la distancia, para no mezclar fruta bella con podrida, el pueblo se apeñusca en torno a la mesa principal. Aplasta las narices en el cristal blindado, rezuma jugos gástricos. Tiene hambre de amar. Babea impaciente, espera el fin de los tronantes discursos para lanzarse tras las migajas sentimentales de los privilegiados asistentes a la bacanal.

Nadie sabe por qué el objetivo de la ardiente controversia se desvía hasta el fin del mundo. Buga I se ensaña con Buga II que no resiste lo que declara Buga III quien afirma no recordar ni jota del punto de desacuerdo, pero igual podría negociar medio punto del acuerdo, apenas lo recuerde. Las almas famélicas de afecto-a-como-dé-lugar corean gastadas consignas:

- Respetad mi derecho a vuestra basura pasional.

- Democracia para los ositos cariñositos, no discriminación.

- ¡Ni un beso atrás!

El ruido ensordecedor en el palacio legislativo apenas se escucha en los dormitorios del rey Bronk Primero, emperador por divina gracia independiente. La realpolitik es así, a la corona le tiene sin cuidado qué sucede en el lupanar donde medran tinterillos y leguleyos. Mientras se mantengan ocupados en sensibleros debates, la paz social goza de cabal salud.

Exdiputados, legisladores en activo, activistas y miembros de la comunidad deseante se arraciman en pos del análisis estructural del proyecto de reforma constitucional. Su modelo, o más exactamente, su argumentación residual, es expresada en un lenguaje tan obtuso y enmarañado que a todos deja contentos. Seglares y purpurados escuchan con arrobo la exhortación apostólica “Amoris Laetitia” del Papa Francisco. Parece llover agua bendita. Los de la Voz se regodean citando a los Patriarcas Polígamos y a los Beatos de la Guerra Cristera. Aplausos.

- Entre locas no hay más que vida loca.

- El respeto al odio Homo es la paz.

- La sagrada glotonería erótica es sólo para la reproducción de los Bugas.

- Mueran los amores manfloros.

Una mano derecha arrebata el micrófono a una izquierda que se rasga las vestiduras. Las voces se disputan la supremacía moral, las moras de la bandeja morada son pisoteadas. Observadores internacionales no dan crédito a lo que escuchan de parte de una paquidérmica urraca del ala ultraconservadora.

- El Amor es marca registrada del emporio Cocacola.

Todos gruñen, nadie escucha. Unos toman video y lo suben al hiperespacio. Otros bostezan. Suenan los acordes del Huapango de Moncayo. La orgía de diatribas nacionalistas se da por concluida. Los portavoces de las distintas facciones políticas yacen exhaustos, lacrimosos, exasperados. Tienen un apetito feroz. Cómo no.

En el centro de la mesa en la que discuten los comensales se pudre un cadáver exquisito. El chef francés Michelin descorre el orlado velo que recubre la balsámica sorpresa. Alguien lee el menú con la boca hecha agua, se queda de una pieza, pálido. El plato fuerte:

Divorcio al Galope en virutas de Amor Cortés.

Comments
comentarios de blog provistos por Disqus