Director fundador | CARLOS PAYAN Director general | CARMEN LIRA SAADE • Director Alejandro Brito Lemus

SALUD SEXUALIDAD SOCIEDAD

ARCHIVO HISTÓRICO

Número

Usted está aquí: Inicio / 2016 / 03 / 02 / Conciencia (históricamente) alterada
× Portada Guardada!

Conciencia (históricamente) alterada

La memoria corta es el defecto al que siempre se alude cuando se señala algún problema que aqueja al país. El libro Nuestra historia narcótica no lo dice con esas palabras (sería caer en un lugar común), pero es todo un ejercicio para recordarle a México su pasado en el tema de las drogas, el cual, lejos de avergonzarnos, podría arrojar luz en el debate recién abierto sobre su posible legalización.
O mejor dicho, relegalización, como bien lo señala Froylán Enciso, el joven periodista e historiador sinaloense que se encarga de llevarnos en un viaje histórico por los diversos momentos en que los “estupefacientes”, uno por uno, fueron llegando al país y arraigándose en todos los estratos sociales, desde los más encumbrados hasta aquellos sumidos en la miseria.
Enciso no disfraza, sino que proclama desde el inicio su postura a favor de la legalización con los argumentos que le da el haber hecho una ardua investigación documental sobre incidentes tan chuscos como ilustrativos. Que si la Santa Inquisición prohibió el uso del peyote; que si la Revolución Mexicana estuvo sostenida en pilares de mariguana, pulque y mezcal; que si las farmacéuticas alemanas comerciaron con sustancias de las más prohibidas hoy en día, vendiéndolas como medicamentos; que si el mismísimo Daniel Cosío Villegas fue parte de un experimento en el que fumó mariguana; que si los inocentes pajaritos que adivinaban la suerte en los parques de la ciudad eran drogados por sus dueños para ponerlos a trabajar.
Con un impecable estilo narrativo, el autor consigue derrumbar la barrera de repudio que se ha erigido en torno a “los drogadictos”, quienes hasta la mitad del siglo XX eran vistos como enfermos y que a partir del inicio de la “guerra contra las drogas” fueron catalogados como criminales. El texto busca trascender los prejuicios y logra mostrar escenas cotidianas y realistas de la historia nacional donde fumarse un churro o inhalar cocaína era casi tan parte de la vida como beberse una cerveza.


Comments
comentarios de blog provistos por Disqus